Nietzsche – ¿Anticristo?

The following translation was completed in 2018 by the blog ENEMIGO DE TODA SOCIEDAD  (Enemy of All Society).


Nietzsche – ¿Anticristo?
(Sidney E. Parker)

Todas las citas de Nietzsche, a menos que se indique lo contrario, son de la edición de El Anticristo publicada por Haldeman-Julius en 1930 1)Las citas en esta traducción son de otras ediciones, ya que en español la edición nombrada no está. (N.T)  

“Ha habido muchos grandes ataques al cristianismo, fuertes y efectivos en sus diferentes formas, y uno duda en distinguirlos por el superlativo ‘más grande’, pero si tuviera que usar este superlativo, especialmente con respecto a la pura fuerza explosiva. de una denuncia inspirada, debo aplicarla a El Anticristo de Friedrich Nietzsche… Uno no solo se impresiona intelectualmente, sino que se estremece y se va a las profundidades del espléndido y profundo fervor de su ataque “.

Es con estas palabras que el renombrado librepensador y editor estadounidense, E. Haldeman-Julius, comienza la introducción a su edición de 1930 del Anticristo. Que Nietzsche es anticristiano, es decir, contrario a la Iglesia cristiana, es evidente para cualquiera que lo haya leído. La pregunta que quiero hacerme, sin embargo, ¿es realmente anti-Cristo como él decía ser? Antes de dar mi respuesta, puede ser útil resumir brevemente la forma en que Nietzsche veía el cristianismo.

Nietzsche no se ocupa principalmente de las preguntas usuales con respecto a la datación de los evangelios cristianos, su consistencia o inconsistencia, o si Cristo existió o no existió. En otras palabras, la validez de la evidencia documental para el cristianismo. Tampoco se ocupa de los argumentos a favor o en contra de la existencia de Dios, aunque él se llama ateo. Adopta lo que él describe como un enfoque “psicológico” que gira en torno a la pregunta: ¿El cristianismo aumenta o deprecia la vida? El escribe: “

¿Qué es lo bueno? – Todo lo que eleva en el hombre el sentimiento de poder, la voluntad de poder, el poder mismo.
¿Qué es lo malo? – Todo lo que proviene de la debilidad.
¿Qué es la felicidad? – El sentimiento de lo que acrece el poder; el sentimiento de haber superado una resistencia.
No contento, sino mayor poderío; no paz en general, sino guerra; no virtud, sino habilidad (virtud en el estilo del Renacimiento. Virtud libre de moralina).
Los débiles y los fracasados deben perecer; ésta es la primera proposición de nuestro amor a los hombres. Y hay que ayudarlos a perecer.
¿Qué es lo más perjudicial que cualquier vicio? La acción compasiva hacía todos los fracasados y los débiles: el cristianismo.

Nietzsche argumenta que los ataques hechos contra el cristianismo hasta su tiempo no solo han sido tímidos sino falsos. El cristianismo es un crimen contra la vida y el problema de su “verdad” no tiene valor a menos que conduzca a una consideración de la validez de su moralidad.

El cristianismo intenta revertir la selección natural. El cristiano es un individuo enfermo y degenerado que trata de frustrar el curso natural de la evolución y quiere convertir lo antinatural en ley. Él busca preservar a los debilitados fisiológicamente, a los débiles, y fortalecer su instinto para preservarse mutuamente. Aquellos que no consideran esta actitud como inmoral pertenecen a la misma multitud enfermiza.

“El verdadero altruismo”, escribe, “exige el sacrificio por el mejoramiento de la especie; es duro, requiere vencerse a si mismo, puesto que acostumbra a sacrificar vidas humanasDel libro La Voluntad de Poder. (N.T) 2)Del libro La Voluntad de Poder. (N.T) .

Él añade:

“Ni la moral ni la religión entran en contacto en el cristianismo con un punto cualquiera de la realidad (…).Causas puramente imaginarias (…) efectos puramente imaginarios. Relaciones entre criaturas imaginarias (…) una ciencia natural imaginaria, una sicología imaginaria (…) este mundo, de pura ficción, se distingue perjudicialmente del mundo de los sueños, en que desvalora, niega la realidad.

Toda religión nace del miedo, pero la religión cristiana es esencialmente producto de mentalidades servil. Los esclavos temían a sus amos y querían vengarse de su inferioridad. El cristianismo surgió de su resentimiento y tenía como objetivo socavar la confianza de las castas gobernantes mediante ideas de pecado y compasión inductoras de culpa. Era una doctrina niveladora como su descendencia socialista. El resultado de esta triunfante revuelta de esclavos fue la destrucción de los logros intelectuales del mundo antiguo. El método científico, el arte de leer, el sentido de la realidad, todo fue en vano. Fueron “sepultados en veinticuatro horas en virtud de un fenómeno natural ¡No destruidos por los germanos y otros pueblos groseros, sino arruinado por vampiros astutos, escondidos, invisibles, enemigos! No vencido, sino chupado…

Nietzsche pone fin al Anticristo con una acusación contra el cristianismo como “la única gran maldición, la única gran corrupción interior, el único gran instinto de venganza, para el cual ningún medio es bastante venenoso, oculto, subterráneo, pequeño; yo la llamo la única inmortal vergüenza de la humanidad.

A pesar de la ferocidad de la acusación de Nietzsche, sin embargo, su caso contra el cristianismo es incompleto. Como ha señalado Benjamin de Casseres: “El Anticristo… es una evasión. Fue un ataque tremendo -el más grande que se haya cometido jamás- contra el cristianismo, pero el cristianismo y Cristo son idénticos” (Bailo con Nietzsche 3)I Dance With Nietzsche, 1936. (N.T) ). Nietzsche, de hecho, deja a Cristo a la ligera, centrando su odio en San Pablo, a quien considera el verdadero fundador intelectual del credo cristiano. Nietzsche acusa a Pablo de sacrificar “al Salvador, clavándolo en su propia cruz”. Incluso culpa a los discípulos por poseer los “deseos más no cristianos de venganza”, como si las numerosas amenazas del infierno y la condenación atribuidas al Cristo del Nuevo Testamento pudieran interpretarse como cualquier otra cosa que no fuera un deseo muy cristiano de venganza. Más tarde afirma que estas amenazas fueron “puestas en la boca del Maestro” por “estas personas triviales”. Y en otro lugar se queja de que “El carácter del Salvador, sus enseñanzas, su forma de vida, el significado de su muerte e incluso la secuela de su muerte, fueron alterados hasta que nada en el registro ni remotamente se aproximaba a los hechos. ” Justo lo que era este supuesto “hecho” y cómo lo sabía difería del “registro” que Nietzsche no dice. De hecho, parece que aquí estaba contrastando su propia fantasía privada acerca de Cristo con la fantasía pública de la Iglesia.

La famosa afirmación de Nietzsche de que “había un solo cristiano y murió en la cruz” es otro ejemplo de la manera reverente con que se acercó al mito de Cristo. Incluso un nietzscheano tan ardiente como Oscar Levy admite que “aquí nos enfrentamos con una debilidad en la mente fuerte de Nietzsche que, con toda su profunda visión, era más un anticristiano que un anticristo y que tenía, desde su patrimonio ancestral, un remanente de veneración por el Salvador en su sangre”. (La idiotez del idealismo)

Pero hay más en la reverencia de Nietzsche por Cristo que la influencia de su acervo ancestral. Si se considera a “Cristo” como un símbolo de la “redención de la humanidad”, entonces Nietzsche habría sentido una gran afinidad con él, porque él también deseaba redimir a la humanidad con su evangelio del Superhombre a pesar de su declaración en Ecce Homo de que “La último cosa que yo pretendería sería ‘mejorar’ a la humanidad. Yo no establezco ídolos nuevos, los viejos van a aprender lo que significa tener pies de barro”.

Aquí, por ejemplo, está Nietzsche mesiánico en pleno vuelo:

“Ustedes solitarios de hoy, ustedes secesionistas, un día serán un pueblo: de ustedes que se han elegido a sí mismos surgirá un pueblo elegido, y de él, el Superhombre.”

“¡Verdaderamente un lugar de curación se convertirá la tierra! ¡Y ya se difunde un nuevo orden a su alrededor, un olor que trae salvación, y una nueva esperanza!” (Así Habló Zaratustra)

Esta tensión Salvacionista en el pensamiento de Nietzsche fue claramente expuesta en La Filosofía de Nietzsche por Georges Chatterton-Hill:

“Aquellos que representan al Superhombre como una encarnación del egoísmo están gravemente equivocados. No es su propio placer lo que el Superhombre busca, sino la justificación del Devenir eterno, que es el proceso eterno del mundo… la redención de la humanidad a través del sufrimiento, a través de grandes e intensos sufrimientos. Y de este intenso sufrimiento emerge precisamente ese objeto supremo y obra de arte que es el Superhombre, quien con sus obras justificará todo lo que es miserable y lastimoso en la vida, y lo elevará a un pináculo de belleza. El Superhombre modelado en la escuela del sufrimiento reflejará a su vez su propia gloria en la vida entera: y la vida vista en la maravillosa luz derramada sobre ella por la gloria del Superhombre será redimida, afirmada, santificada y justificada”.

Es una característica de todas las doctrinas religiosas y mesiánicas que exigen la sumisión del individuo a alguna entidad u objetivo supraindividual. El cristiano ve al individuo como un instrumento de su Dios, el marxista ve al individuo como un instrumento del Proceso dialéctico, y Nietzsche, a su vez, ve al individuo como un instrumento para la realización del Superhombre. Después de haber declarado “la muerte de Dios”, se obsesionó con el problema de encontrar un nuevo objetivo para “la humanidad”. Su respuesta fue la creación del Superhombre. Los ateos tendrían un nuevo dios.

Pero me preguntaría por qué mi vida debe ser “justificada” y “redimida”, “purificada” por el sufrimiento y la creación del Superhombre. Para mí, todo esto es simplemente la vieja basura cristiana con una nueva capa de pintura. Una de las razones por las que soy ateo es porque rechazo cualquier creencia que exige que la sirva. Quiero que mis creencias me sirvan. Si Nietzsche me dice que el cristianismo es un credo servil, un quejido permanente de aquellos que no son lo suficientemente fuertes como para enfrentar la realidad, entonces estoy de acuerdo con él. Pero si continúa diciendo que debo vivir mi vida para la venida del Superhombre, clasifico sus palabras en la misma categoría que hago con las de los cristianos y su Cristo: ¡una espeluznante mistificación! Vivo mi vida por mi bien, no por una meta establecida por otra persona y me trasciendo. Nietzsche mismo acertadamente observó que:

“El hombre de fe, cualquier tipo de ‘creyente’, necesariamente está subordinado a algo fuera de sí mismo: no puede postularse como un fin, y no puede encontrar fines dentro de sí mismo. El creyente en realidad no se pertenece a sí mismo, es solo un medio que necesita ser usado, y necesita a alguien para usarlo. Su instinto otorga el lugar más alto a una moral de abnegación, y todo dentro de él -su prudencia, su experiencia y su vanidad- lo incitan a abrazar esta moralidad. Cualquier tipo de fe es una expresión de abnegación y de extrañamiento de uno mismo… “Si Nietzsche se hubiera tomado en serio sus propias palabras y las hubiera aplicado a su propia fe, se habría liberado de toda religión. Entonces, de hecho, habría sido más que anticristiano, habría sido anticristo.

(Desde que escribí lo anterior, encontré el siguiente pasaje de otra obra de Benjamin de Casseres: La musa de las mentiras. Aunque De Casseres fue un ferviente admirador de Nietzsche, lo que escribe apoya mi tema:

“La doctrina de Nietzsche del ‘Eterno Retorno’ se ilustró mejor en él mismo, porque predicó el ideal del sacrificio y la vida por un ‘Más Allá’. Él fue el último gran cristiano. La voluntad de crear el superhombre, el Superhombre, le ordena a uno incluso sacrificar a sus amigos, dice Nietzsche en uno de sus aforismos. ¿No es esto el furor eclesiástico por excelencia? ¿No puedes ver al fanático encubierto en eso? ¿No podemos nosotros los nihilistas y los burladores ver el germen psicológico del nuevo Torquemada en esa admonición sacrificial: ¡el Eterno Retorno!? De hecho, fuiste un Retorno, o un baile, precursor Dionisiaco de una Inquisición”.

References   [ + ]

1. Las citas en esta traducción son de otras ediciones, ya que en español la edición nombrada no está. (N.T)
2. Del libro La Voluntad de Poder. (N.T)
3. I Dance With Nietzsche, 1936. (N.T